martes, 5 de diciembre de 2017

RESPUESTA AL DOCUMENTO CONJUNTO DE CCOO Y UGT INDUSTRIA Y FICA.

Hemos leído con atención el documento conjunto CCOO-UGT titulado «Conclusiones de las Coordinadoras Sectoriales, sector Instaladores de Telecomunicaciones de CCOO-Industria y FICA-UGT»

Estando de acuerdo con la necesidad de advertir a las Contratas y a Telefónica que un nuevo Contrato Mercantil no debe suponer un nuevo ataque a las condiciones laborales y salariales del Sector, tenemos que hacer varias consideraciones que nos parecen importantes.
 
En primer lugar, nos parece que es desviar la atención de los problemas e incumplimientos que padecemos, el hecho de centrar la atención en el contrato de bucle Global. Puntos que ya deberían estar en avanzado estado de cumplimiento están todavía hoy sin implementar, o con una implementación imposible de controlar o evaluar sin una actitud decidida de los miembros de dicha mesa, como es el caso del 70%-30%. Afirmar que, como estrategia de avance, vamos a intentar influir o condicionar el Contrato de Bucle Global, sin haber tenido ni la capacidad ni (aparentemente) la voluntad de hacer cumplir lo ya escrito desde el fin de huelga, es poco menos que hacer creer que la cuestión del asunto está en si acertamos el foro adecuado o la frase negociadora concreta. Nada de eso es así. La incapacidad de la representación sindical en hacer cumplir lo escrito radica en la incapacidad de movilizar a la gente para obligar a las empresas a su cumplimiento.

Del mismo modo, decir que “desde la coordinadora (ccoo y ugt) no vamos a permitir que no se cumplan los convenios provinciales", sin hacer nada efectivo contra los incumplimientos (Cobra Ciudad Real lo está incumpliendo por no hablar de las que han logrado plasmar en falso acuerdo traidor con su comité otros atropellos...), es otra vez un ejercicio vacío o un brindis al sol, de cara al consumo interno, más que otra cosa.

Obviamente, si lo escrito fuese nítido y claro, no haría falta movilizar nada. Se pone una demanda en el Juzgado y listos. Pero el espíritu de lo escrito no era este. Ambiguo y encaminado a establecer unas mesas de negociación permanente, el texto firmado buscaba precisamente aburrir, desmoralizar y desmovilizar a las plantillas. Y por el momento, lo consigue...
 
La herramienta más efectiva de la patronal para frenar las movilizaciones, y por supuesto la huelga, fue el establecimiento de mesas de negociación permanente. Es un invento genial por parte de Telefónica (ha funcionado en la empresa matriz durante muchos años) y las contratas.

La negociación permanente alarga los tiempos de resolución, abre discusiones supuestamente tecnicistas para lograr un escenario donde la movilización desaparezca como elemento de presión. Al final, acabas discutiendo una coma ante la cerrazón de la empresa precisamente porque ya no tienes nada para presionarla, para asustarla, para chantajearla. Por contra, las empresas mantienen intacto todo su poder de presión, de chantaje y lo utilizan para profundizar aún más en la división, en que renunciemos a ideas básicas y entremos al mal menor (ejemplo: como se renuncia al aumento salarial de conceptos fijos como el salario base digno para todos, y se entra a negociar como ha de ser el pago de la productividad, cuando ese concepto es precisamente la causa principal de precariedad, accidentabilidad y división entre los trabajadores).

Respecto al tema de la subrogación. Pues estamos de acuerdo en que es imprescindible que exista, tanto en los convenios del Metal provinciales como en un futuro convenio del Sector propio, pero eso es también responsabilidad de los sindicatos que lo firman o corren a firmarlo sin que contenga esa cláusula. Si la celeridad en desmovilizar es la misma que demostraron en la huelga de 2015, no es de extrañar que en la mayoría de provincias no exista dicha cláusula. Así que, menos exigírsela a la patronal y más autoexigírnosla como sindicatos, que tenemos la llave para que así sea.

Mención aparte merece la pirueta verbal de posicionarse contra los puntos, pero rogarle a Telefónica que por favor no los baje más, o que nos pague un plus de Calidad, si es tan amable... Eso no se consigue así, ni rogando, ni estableciendo ninguna fórmula técnica que, sin que la patronal se dé cuenta, nos libre de los efectos perversos de la productividad o fórmula de pago a destajo. Ni la patronal es tan tonta, ni los sindicatos tan listos. Y desde luego, sin obligarles a abrir el puño, no van a renunciar a un sistema de pago que les beneficia claramente.

Si queremos terminar con los destajos y con la accidentabilidad que lleva aparejada, hay que romper las mesas de negociación permanente, establecer un decálogo de puntos irrenunciables, entre ellos el aumento salarial significativo para todo el sector, y empezar a difundir la idea de la necesidad de volver a la huelga y a todo tipo de movilizaciones paralelas para conseguirlo.
 
Puede parecer exagerado, pero más de dos años después de la huelga, vemos como los réditos de aquella lucha se van agotando, hemos conseguido avances, claro está, no seremos nosotros quienes negaremos las virtudes de la lucha, pero siempre mucho más aparejados a acciones derivadas de la huelga que a consecuencias de la negociación permanente. De este modo, los juicios contra la figura del falso autónomo, las readmisiones por despidos nulos durante la huelga, y la presión ejercida contra la inseguridad en el trabajo debido a una redacción bastante clara de la ley de PRL, han permitido mantener un frente de lucha que, sin embargo, no se corresponde en absoluto con lo que se va desprendiendo de las mesas de negociación permanente, la llamada mesa paritaria.

Sobre el párrafo de si los técnicos mejor formados cobran menos, pues estamos en el mismo punto. Debemos exigir formación para todos por igual, equitativa, y conseguir también salario digno para todos, que no dependa de favoritismos ni penalizaciones tu salario a fin de mes. Le queremos poner puertas al campo y eso no va así. Sin atacar el tema salario base digno para todos, esto no tiene solución, sólo traerá división y desmoralización.

Otro ejemplo de cómo el discurso de la patronal penetra poco a poco en nuestras mentes sindicalistas de mesa permanente. El documento ya se hace eco de la dificultad que entraña ser o exigir recurso preventivo en este sector. ¿Qué dificultad? Que la empresa quiere mantener el destajo, y como eso no se pone en duda, pues claro, exigir seguridad irá en detrimento de nuestro salario. Y se escribe así, tal cual, como si nada. ¿Hemos perdido el norte? ¿O qué nos pasa?
 
Eso sí, fruto de esta linea, los sindicalistas de las mesas permanentes piden ahora un aumento de horas sindicales, más los costes de los desplazamientos a las reuniones estatales, todo a cargo de las empresas, con el argumento que así prepararemos mejor las reuniones con la mesa permanente, como si dependiese de eso su efectividad hacia nuestros intereses. Si encima de que las mesas son permanentes, ya premiamos económicamente y con horas a quienes allí nos representan, estos se van a eternizar y todavía empatizarán más con el discurso empresarial de lo que lo hacen hoy día. La burocratización de la representación sindical está servida, por este camino.

En definitiva, que está muy bien que advirtamos a las empresas y a Telefónica que no nos ataquen más con un nuevo contrato de bucle global, pero sin solucionar todas estas cuestiones que planteamos, sobre todo los incumplimientos vigentes a día de hoy, estas advertencias caen en el ridículo y sólo traerán más desmoralización. Es hora de recuperar la otra línea, que no debimos abandonar y para su recuperación necesitamos el esfuerzo y el discurso de todos los sindicatos y personas que forman parte del Sector.

Si apostamos con claridad y los compañeros de la mesa permanente se vuelcan en la salida que proponemos, en la Coordinadora (la de siempre, no el recién bautizado binomio CCOO-UGT) todos los sindicatos encontrarán una aliada fiel y dispuesta a mover cielo y tierra para agitar, informar, movilizar y crear la organización necesaria para poder, esperemos que más pronto que tarde, plantear avances reales a través de la lucha coordinada. Lo contrario, pues ya sabemos lo que es. Un lento e inexorable ir perdiendo lo que nos costó tanto ganar en 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hemos vuelto a activar la inserción de comentarios. Os rogamos que hagáis un uso respetuoso y responsable de esta opción. La libertad de expresión es sagrada para nosotr@s, no la jodamos.